Friday, December 31, 2010


PROFECÍAS PARA EL 2011

Belkis Cuza Malé

Apenas dije que iba a comenzar a escribir los mensajes proféticos para el próximo año y de súbito la computadora se apagó, y al regreso decía que se estaba recobrando de un serio error. Bueno, no me sorprende, me ha pasado algo así en ocasiones como ésta.
Pero el Espíritu no se ha detenido, y a pesar de no estar frente al monitor, ha comenzado a hablar:

Aparecen bichos extraterrestes, dice.
Mujer llevada a juicio por robar el alma a una persona.
Explota terrible bomba en Ciudad de México.
Clima de terror en Afganistán.
Olores extraños inundan la atmósfera.
Se quema el palacio. Pero no dice cuál.
Muere aplastada una señora con traje verde olivo (sin duda se refiere a Cuba)
Camino de Santiago cerrado por derrumbes.
Cielo con señales de humo en Teherán.
La economía se recupera aceleradamente, no importa que no lo percibamos. Así es.
Pacto entre rusos y enemigos.
Israel se afianza pero vuelven las negociaciones con los palestinos. Crimenes mayores. Suicidio, guerra. La novedad son los jefes de ambos lados.
Se asilan varios personajes importantes del gobierno de Cuba. Oigo un nombre: Carlos...
Raúl Castro tiene un dolor muy fuerte que lo mantiene desaparecido y comienzan los rumores y las especulaciones. Se acaba la unidad aparente. Se picotean entre sí las hienas. Colapso, quiebra. Oigo que de nuevo se pide ¨paredón¨ en Cuba. Se incrementan los asesinatos en la isla, sin que nadie sepa quiénes están detrás de esa ola de terror. Ministro cubano acusado de intento de rebelión y asesinato del Máximo Líder. ¿Fidel Castro? En el limbo. Deterioro absoluto de la mente. Su hermano Ramón y él morirán al mismo tiempo.
Los cinco espías cubanos que permanecen en cárceles de Estados Unidos repiten los mismos argumentos del jefe de la red y son revisadas sus causas. Pero no serán cambiados ni liberados.
Desaparece una ciudad completa en México, ruinas y dioses antiguos es todo cuanto queda en pie. Lava del volcán. Oigo también además, ahora, Valle de Tenochtitlan. ¿O será Teotihuacán?
Chile acosado por los sismos, unos tras otros.
China gana importante escaño en la ONU, a pesar de las protestas.
Marea alta provoca sismo de magnitud casi 9 en costas africanas, frente a la Península de Iberia. Se menciona la palabra *terruño*.
Muere jefe indio. Sí, dice, de la India.
Remolino de fuego se traga embarcación en territorio de la calandria. Busco información sobre la calandria y me señala que es un ave que habita en la mayor parte del territorio argentino
Sarah Palín sufre accidente y se quiebra un hueso, en el esternón.
Los piratas vuelven a hacer estragos, ahora en Suráfrica.
Problemas en torno al gobierno de Panamá.
Se aprueba ley que favorece a los indocumentados en este país. Especie de amnistía.
Chavez: caput.
El Presidente Obama decide, tras consulta familiar, no aspirar a un segundo período presidencial, aunque al final sale fortalecida su popularidad.
La India y Pakistán se enfrascan en una guerra por territorios.
Grave la situación de la Argentina, con golpe de estado.
Un grupúsculo proclama a Nápoles república independiente, aunque no será por mucho tiempo. Y Cataluña lo intenta sin conseguirlo.
Sismo en Suecia, que mueve nieves.
Es un año lleno de serpientes, prevalece este animal anidando hasta en las ciudades menos imaginadas.
2011: año clave, histórico, lleno de anticipaciones. Las expectativas creadas con la próxima llegada del temido 2012 prevalecerán durante estos doce meses, y el miedo y el escepticismo llevarán a muchos a pensar en la muerte, programando así sus propias mentes para el desastre personal.
Aunque la humanidad sufre cada día más la quiebra de valores, Cristo el ungido es adorado y exaltado en remotos sitios del planeta, hasta donde llega ahora su voz y su palabra a través de internet. Se dice de apariciones de Jesús, con mensajes para todos los que quieran oirlo.


Un año que pondrá a prueba a muchos. Guerra de nervios, triunfos personales, pesadillas, exaltación de la fe en Dios y abismos insondables. Recuerden los versos del Salmo 109: ¨Amó la maldición y ésta le sobrevino. Y no quiso la Bendición y ella se alejó de él. Se vistió de maldición como de su vestido, Y entró como agua en sus entrañas, Y como aceite en sus huesos¨. De este modo atraerán lo malo sobre ellos los que acepten la maldición. Pero los redimidos por la Fe, con mayúscula, repetirán la promesa del Salmo 91: ¨El que habita al abrigo del Altísimo, Morará bajo la sombra del Omnipotente¨. Miedo NO.

!Muchas bendiciones para todos en el 2011!

Saturday, December 25, 2010

F E L I Z N A V I D A D Y FELIZ CUMPLEAÑOS, JESUS
FLOR HARMONY

Belkis Cuza Malé

Muchas bendiciones

Thursday, December 09, 2010

Nuevo número de Linden Lane Magazine: Vol 29 No. 4, Invierno / Winter 2010
Vol 29 No. 4 Winter 2010

Linden Lane Magazine Issue 7:

Cuban literature & art: Aristide, Daína Chaviano, Alina Galliano, Elena Montes de Oca, Félix Luis Viera, Baltasar S. Martín, Armando de Armas, Raúl Eduardo Chao, Félix Anesio, Ena "La Pitu" ColumbiéAlicia Alonso interviewed by Baltasar S. Martín. Illustrations by Aristide y Clara Morera. Fotos: Delio Regueral and Ena La Pitu Columbié.

Ya está listo para ser adquirido el nuevo número de Linden Lane Magazine, Vol 29 No. 4, Invierno / Winter 2010. Es el número de Navidad. Un número muy especial, pues está ilustrado por el maestro Arístide y la no menos extraordinaria Clara Morera. También hay fotos de Ena "La Pitu" Columbié y más. Nos acompañan en esta edición los siguientes colaboradores: Daína Chaviano (con poemas), Alina Galliano, Elena Montes de Oca, Armando de Armas, Raúl Eduardo Chao, Félix Luis Viera, Baltasar S. Martín, Félix Anesio y Ena "La Pitu" Columbié.
Además de una aguda entrevista a Arístide, aparece además en este número la que Baltasar S. Santiago le hiciese en Nueva York a la extraordinaria bailarina Alicia Alonso, con motivo de su 90 cumpleaños y del homenaje que el AB le dió recientemente. La entrevista está ilustrada con dos fotos inéditas de Delio Regueral.
Les informo que la imprenta MagCloud, que publica LLM ha rebajado sus precios de venta hasta el 31 de diciembre, por lo que nos apresuramos a informárselo para que puedan beneficiarse con esta rebaja. A su vez, me permito recordarles que LLM, entrando ya en sus 30 años de publicación, es una revista que merece ser coleccionada, pues en ella aparecen las figuras más relevantes del arte y la literatura cubana del exilio y algunas que han permanecido en la Isla.
Me satisface poner a disposición de los lectores este nuevo número, y no quiero dejar de agradecerles a todos nuestros colaboradores por su presencia en LLM. Y desearles una Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo, como siempre se ha dicho, pues el nacimiento de Jesús es el motivo central de esta celebración.
Gracias y bendiciones,
Belkis


http://www.magcloud.com/browse/issue/140476/follow

Thursday, November 25, 2010

Murales de Margarita García Alonso y Belkis Cuza Malé para la Fundación APOGEO


Thursday, October 14, 2010

Yo vi a Dios a 700 metros bajo la tierra

Belkis Cuza Malé

Foto del fondo de la mina San José, Chile, tomada por mí ayer, 13 de octubre, mientras se producía el rescate del último minero. Observen la imagen majestuosa que aparece con una luz en la mano.
Leer el artículo con los detalles aquí:

http://www.belkiscentrodeesperanza.blogspot.com

Monday, October 11, 2010

LINDEN LANE MAGAZINE, VOL 29 No.3, Otoño 2010

Belkis Cuza Malé

Con mucha satisfacción les presento el nuevo número de Linden Lane Magazine correspondiente al otoño del 2010. Ha sido un honor y un placer el poder contar con la presencia de todos estos colaboradores a los que les hago llegar una vez más mi gratitud.
Este número de otoño agrupa a grandes escritoras y artistas cubanas: nuestra querida Carmen Karin Aldrey, cuya pintura Ciudad futura engalana nuestra portada, Margarita García Alonso, Maya Islas, Rita Martin y Zoé Valdés. Todas y cada una de ellas, diversas y excelentes en sus estilos.
Y como si fuese poco, la lista se completa con la presencia de Roberto Luque Escalona, Orlando Ferrand, Heriberto Hernández Medina, L. Santiago Méndez Alpízar /Chago, David Lago González, Ariel González Calzada, Juan Cueto-Roig y yo, con entrevista a Eduardo Manet.
Quiero aprovechar para enviar un mensaje a los lectores, a los interesados en la cultura cubana: necesitamos la ayuda de todos . Necesitamos que compren Linden Lane Magazine, que no se limiten a echarle una fugaz mirada y salir corriendo, como he visto que se hace la mayoría de las veces.
Linden Lane Magazine es el fruto de un trabajo muy serio que ya ha cumplido 28 años. Mientras enviábamos gratis los ejemplares hasta la puerta de sus casas todo estaba bien; mientras repartíamos gratis en Miami más de 500 ejemplares cada vez que salía el número, todo estaba bien, teníamos algunos suscriptores y algunos pequeños anunciantes. Cuando nos *modernizamos* y comenzamos a publicar en esta nueva forma, a todo color y con papel de brillo, los poquísimos anuncios desaparecieron, las subscripciones también, y nadie, por lo que veo, compra la revista (ni en nuestra redacción, ni en la imprenta).
Esta es la verdad de lo que está pasando hoy con la gente. Y no es un fenómeno aislado de los cubanos del exilio, es un problema de la calidad de vida: se vive comiendo comida basura, viendo programas de televisión basura, oyendo música basura, y llenando la mente de más basura. Como consecuencia de todo esto, no tenemos vida espiritual, ni cultural, ni nada que se le parezca.
Linden Lane Magazine es un esfuerzo único, del que me precio, y en esto no soy humilde. Es una misión que Dios me ha encomendado desde 1982, a solo tres años de poner los pies en USA. Linden Lane Magazine no se va a rendir porque tenga que trabajar para ciegos, sordos e indiferentes. Dios sabe lo que hace.
Sólo les invito a que reflexionen y piensen que comprar un ejemplar de LLM es a la larga una inversión, porque su precio irá en aumento con los años. Una colección de LLM costará miles. Ya cuesta miles. Piensen en esto.
Hay dos formas de comprar un ejemplar de LLM: enviando $12 a esta redacción, o comprándola directamente a la imprenta MagCloud, cuyo enlace aparece aquí. Los que se quieran suscribir y recibir los cuatro números del año pues deberán enviar cheque o money order por $50 a esta redacción. Para obtener la dirección, por favor, enviar email a Belkis Bell@Aol.com
Espero que secunden esta obra de Dios, que hace posible que los escritores y artistas cubanos viviendo mayormente fuera de Cuba, puedan tener un sitio donde publicar. Un sitio que no les exige más que calidad.
Por el momento, este nuevo número de LLM puede ser mirado sólamente haciendo click aquí en el sitio de MagCloud, donde luego dice Preview. Para mirar no necesitan comprar.

Muchas gracias y bendiciones, en el Nombre de Jesús,
Belkis

Thursday, September 23, 2010

Un poema inédito de Heberto Padilla. A diez años de su partida

Belkis Cuza Malé

Durante años he cargado de un sitio a otro con los archivos de Linden Lane Magazine, y los míos propios, que incluyen la papelería de Heberto Padilla y las fotos familiares de esas casi tres décadas que estuvimos casados.

Ahora que se cumplen diez años de su partida (hacia ese punto infinito que es el cielo espiritual), me han asaltado la tristeza y la nostalgia por tantos años de amor, vividos y compartidos. Por eso, desempolvando mis papeles y buscando algo nuevo que pudiera ofrecer a sus lectores, a ésos que no olvidan sus poemas, no sólo los más polémicos de Fuera del juego, sino también los de El justo tiempo humano y El hombre junto al mar, encontré uno inédito, escrito de su puño y letra.

Los grandes poetas lo son porque sus poemas pueden ser memorizados, tarareados, convertidos en canciones, como hacían los juglares en el medioevo. Y les echamos mano cuando queremos susurrar nuestras emociones o llorar con nuestros fracasos. Y eso está pasando con la poesía de Heberto, aunque no fuese un hombre de escribir muchos libros. Prefería vivir, viajar, compartir un trago con los amigos, hablar de política, leer a su modo los libros que le interesaban y fumar sus habanos. A pesar de su gran talento, fue un melancólico y depresivo (y ni él mismo lo sabía). Yo, que estaba acostumbrada a oirlo, presentía que debajo de su sarcasmo y jocosidad (siempre mezclaba una cosa con la otra), sufría. No dejó nunca de sentirse fuera del juego en todos los sitios. Detrás de ese ser bullicioso y alegre, al extremo de que podía parecer superficial y desafiante -- tono que pareció molestar a Jorge Edwards, según cuenta en su famoso Persona non grata--, estaba el Heberto tímido.

*Yo siempre he vivido en Cuba*
, dice en uno de sus famosos poemas. Pero en realidad, era un hombre que prefería el universo como hogar, y en especial los países escandinavos. Sí, era contradictorio. Muy, mucho.

No voy a hablar aquí de su autocrítica en la UNEAC, la noche del 27 de abril de 1971, ni de lo que sufrió hasta su salida de Cuba, el 16 de marzo de 1980. Quiero sólo recordarlo como el Heberto que fue parte de mi vida y del que aprendí muchas cosas, aunque nunca *a rimar*. Y verán por qué.

Buscando, como dije antes, entre mis archivos, encontré una vieja agenda que alguien, creo que un amigo alemán, no recuerdo si fue el poeta Hans Magnus Enzensberger, o Gunther Mask, le regaló a principio de los setenta. Allí, a ratos, solía escribir algunos textos que nunca usó. Hay un pequeño ensayo sobre Paradiso, de José Lezama Lima, apuntes para su novela En mi jardín pastan los héroes, y otras notas. Pero hay también un poema, que nunca publicó, que nunca pulió, y que sin duda fue escrito en la época de El hombre junto al mar. El tono es lóbrego, duro con él mismo, y sarcástico al final. Está escrito con tinta roja, al igual que otras cosas que aparecen allí.

Sus poemas han sido siempre para mí esbozos biográficos. Tres cosas hay en éste que también lo confirman. En primer lugar, habla de nuestro pequeño apartamento en La Rampa, donde se produjo nuestra detención. Y aunque lo describe como *una covacha* (era sólo un pequeño apartamento), hace referencia a un sofá cama y un aire acondicionado. Sí, eso era todo, aunque también estaban las paredes llenas de libros y cuadros. Al menos, se reconoce feliz porque tenía mucho amor en su corazón.

En segundo lugar, se refiere a los poemas de su esposa (es decir, yo) y dice que eran como imperdibles que herían. Y agrega que yo no sabía rimar. ¿Por qué eran como imperdibles que hincaban? Porque mis poemas de entonces, los de Juego de damas, una especie de, sin yo pretenderlo, contrapartida femenina de su Fuera del juego, hablaba de muchas cosas que a él de seguro le molestaban. Un libro donde intuía mi juicio crítico sobre su machismo, que yo hacía extensivo a la mayoria de los hombres. Y sí, es cierto, no sabía ni sé rimar, no sé hacer cantarín el verso. Y tengo que sonreirme ante su ocurrencia.

Y en tercer lugar, están esas líneas proféticas del final, donde señala que una vez más nuestra perrita (Titina, una salchicha no pura, que trajimos de nuestra *prisión* en Cumanayagüa) había defecado en algún sitio de la casa. Y usa el término honomatopéyico plaf, plaf, para señalar que de seguro hasta en sus funerales lo haría, como si aplaudiera.

Tres días antes de su fallecimiento (y se lo comenté a él por teléfono el viernes 22 de septiembre de 2000), mi salchicha Pattern, de súbito, perdió el control de sus paticas traseras y comenzó a arrastrarse como un reptil. Este doloroso hecho venía acompañado de diarreas incesantes, al extremo de que su grave enfermedad me impidió asistir a los funerales de Heberto. ¿No lo había profetizado en este *Poema póstumo*, que dejó inédito? El, que parecía avergonzarse de mis dotes de *pitonisa*, se ha convertido en fuente de información espiritual desde ese cielo en que ahora habita, y que yo imagino todo azul, como el de Cuba.

Les copio el *Poema póstumo*, y les incluyo nuevas fotos, para recordarlo como él merece, como un gran poeta y ser humano, no lo duden.

Poema póstumo

Heberto Padilla fue un gran artista
mientras vivió en la covacha
sin agua. Allí fue suficiciente
el aire acondicionado y el sofá cama
porque recién tenía mucho amor en el corazón.

Ahora, ¿quién puede leer su poesía?
¿Quién habrá de leerla
cuando ya se haya ido?
Los poemas de su mujer
eran como tragarse imperdibles,
todos hincaban. Además, no sabía
rimar.

La vida fue para él como
una herida abierta.
La juventud se encargó. En
la pared de su cueva aún
se incrustaba su casa
de madera.

Plaf, plaf --sigue cagando
la perrita.
Plaf, plaf, hasta
en sus funerales.
Fue como si aplaudiera.

Heberto Padilla (en La Habana, años setenta)


Tuesday, September 07, 2010

Belkis, la Reina de Saba, García Lorca y yo

Belkis Cuza Malé

Para María Benjumea, en España, que me lo preguntó


Belkis, nombre de la Reina de Saba, la famosa Sulamita, soberana de un país que algunos dicen era Etiopía, otros Persia, inspiró El Cantar de los Cantares, libro bíblico escrito por Salomón con un lenguaje poético amoroso que todavía no ha sido superado. La visita de esta mujer de extraordinaria belleza al soberano israelí dejó huellas imborrables en el hijo del Rey David. Incluso se dice que de ese amor descendieron muchos futuros israelitas.
Atraida por la fama de hombre sabio y bueno, la Reina de Saba llegó a visitar a Salomón con naves cargadas de primorosos regalos y se marchó a su vez con tesoros incalculables, pues era bien conocida la riqueza de Salomón.
La historia trascendió por los siglos de los siglos, de modo que hasta Jesucristo habla de ella en los Evangelios. Y también aparece citada en el Koran. ¿Era de piel oscura, tan bella como se cuenta, y como la describe Salomón, o fue el amor inmenso que surgió entre ellos lo que hizo posible la leyenda? No lo sabemos.
La raíz del nombre Belkis se remonta a la Arabia de las leyendas milenarias. Abunda en Egipto, Líbano, y sobre todo en Turquía, donde la ciudad sumergida bajo las aguas, llamada Zeugma (Belkis), es una reliquia arqueológica, de la que se conservan sus hermosos mosaicos romanos. Se trata de la villa Belkis (Balkiz), sumergida ahora, en la ribera del Eufrates, en Turquia, convertida en famoso centro turístico. Hoy, Belkis Han, hotel/tienda de antiques, ubicado en una histórica casa del siglo XIX, es también punto turístico en Gaziamtep, de modo que el mítico nombre está profundamente imbricado en la cultura turca, donde entre muchas otras, una famosa cantante y una pintora, contemporáneas ambas, se llaman Belkis.
La península de los Balcanes (con los famosos montes de igual nombre) deriva su apelativo de Belkis y está formada por varios países del sureste de Europa, entre ellos Bulgaria, Rumania, Grecia, Albania, Montenegro y Turquía.
En lo que a mí atañe, no olvidaré jamás mi encuentro con la mujer que dijo haber introducido el nombre de Belkis en Cuba, porque me permitió conocer un dato que ha permanecido hasta ahora ignorado, y de paso me dió la oportunidad de ver con mis propios ojos, tocar y acariciar, un libro del poeta granadino Federico García Lorca, ilustrado página a páigina por él. Con cuánta emoción recuerdo hoy esos dibujos y su dedicatoria a la señora Rafael Tornés. La letra de Lorca era preciosa, rabos de nubes, tan tierna e inocente como sus dibujos.
Rafael Tornés, mujer muy culta, había sido la bibliotecaria de la Escuela Normal de Santiago de Cuba cuando Federico García Lorca visitó la ciudad y ofreció allí una conferencia. Rafaela era --o la recuerdo así-- alta y fornida, con un carisma extraordinario, casi extravagante, diría yo.
Fue a finales del 1958, creo recordar, cuando toqué a esa puerta, alta y majestuosa, de grandes goznes y color marrón oscuro. Me abrió ella, vestida como una María Callas lista para el escenario. Sólo presentarme, decir mi nombre, y me tomó de la mano y casi me arrastró al patio central de la casa. Había ido yo a entregarle mi tarea de gramática a la profesora, que si mal no recuerdo se llamaba Lourdes Martínez Anaya, y que según me dijo, era su nuera.
Yo estudiaba entonces el Bachillerato en Letras en el Instituto PedagógicoCatólico de Santiago de Cuba, fundado y dirigido por las inolvidables Cristi y Lucy. Allí compartí los años de adolescencia con un pequeño grupo de condiscípulas, en una ciudad llena de revolucionarios en ciernes y conspiradores, conocida como la cuna de la revolución. Tiempos en que vivíamos a la expectativa, donde reinaba una violencia imposible de sospechar cuando uno caminaba entonces sus calles. Pero abundaban los asesinatos políticos y los entierros famosos, como el del revolucionario Frank País, velado muy cerca de mi casa en la calle San Agustín y que constituyó entonces la mayor manifestación de duelo que se recuerde en la historia de la ciudad, y quizás de Cuba.
Tiempos nada gratos para estas adolescentes que día a día nos reuníamos en las aulas de la calle Heredia, a unos pasos de donde había nacido el poeta cantor de El Niágara. Pero a pesar del ambiente opresivo que se vivía en la ciudad, no dejamos de ser nunca mujercitas y de comentar sobre los problemas que más nos emocionaban: la vida misma, el amor, los noviecitos, las estrellas de cine, los libros que leíamos bajo la mirilla siempre recelosa de los padres, los bailes y los rubores propios del candor juvenil de entonces. De esos momentos eternos, les pongo aquí mis fotos, una de cuando cursábamos el tercer año de bachillerato, y las otras dos de la graduación. Observarán que llebábamos tres rayas en la saya, lo que significaba el año del bachillerato en curso. Y cosa curiosa, verán ahí al profesor de matemáticas, Fonseca, que estaba casado -nada menos--, que con Magaly, la jovencita a su izquierda y nuestra condiscípula. A pesar de que el colegio era muy estricto y no se permitían (si mal no recuerdo) estudiantes cuyos padres no estuvieran casados, o bautizados, a la hora de contratar al profesor Fonseca, que venía creo de vivir unos años en Venezuela, éste pidió que aceptaran a su esposa como estudiante. Y así fue.
La tarde de mi encuentro con Rafaela Tornés permanece en un sitio de preferencia en mi memoria. La recuerdo vestida con una larga túnica griega, dando pasos, casi danzando, en medio de la vegetación de aquel patio estilo morisco, mientras recitaba a voz en cuello unos versos donde se mencionaba el nombre de Belkis. Debían de ser de algún poeta tan famoso como Rubén Darío (pero no recuerdo ningún poema suyo dedicado a la Sulamita), o quizás de un poeta griego. No tardó en correr al interior de la casa y regresar presurosa con un tesoro entre las manos: un libro de poemas de Federico García Lorca ilustrado en cada página con lápices de colores, los celebres dibujos de Federico. Un verdadero tesoro que espero haya sido preservado por los descendientes de Rafaela Tornés.
Con su voz histriónica, y su energía, interpretaba para mí, ante mis ojos azorados de jovencita casi inculta, la magia de la poesía que había en ella. Le envidié aquel libro que yo sostuve temblorosa entre mis manos, absorbiendo, más que tocando, la esencia del poeta que al ilustrarlo y dedicarlo a Rafaela, había dejado impresas para siempre sus huellas y su candor. Porque realmente había mucho candor y belleza y genio en aquellas ilustraciones de sus poemas, con simples lápices de colores, los mismos que usan los niños. Federico era uno más de ellos, un niño genial.
Tanto me conmovieron sus dibujos que soñé siempre con ilustrar yo también mis libros de poemas en la forma que él lo hacía, con aquellos lápices de colores. Y así lo hago, con el mismo regocijo que de seguro Federico encontraba mientras pintaba para sus amigos lectores.
El encuentro con Rafaela Tornés tuvo sin embargo un lado sombrío. Tras contarme que fue ella la que introdujo el nombre Belkis en Cuba, me comentó que la niña murió años después atropellada por un camión.
Por mi parte, sé que la idea de llamarme Belkis procedía de mi padre. Antes de conocer a la que sería su esposa, mi padre tuvo una novia en Bayamo cuya hermana se llamaba Belkis, y ese nombre pareció encantarle y nadie pudo disuadirlo de que su hija se llamaría así.
Cuando a principios de 1965 me trasladé para La Habana y comencé a trabajar como periodista literaria en el periódico Hoy, y luego en Granma, de seguro contribuí a la difusión del nombre, pues publicaba con regularidad mis artículos sobre arte, literatura y teatro. En Cuba, años después de mi salida, Belkis Ayón, apareció en la plástica cubana y dejó huellas inconfundibles. Dotada con un gran talento, su obra es singular y de mucha fuerza, pero desafortudamente se pegó un tiro en plena juventud sin que aún se sepan las causas.
Con la globalización y el auge del internet, he tenido una experiencia única: me acosan los mensajes de árabes, especialmente turcos, que creen que soy una más de ellos. Pero soy feliz llamándome Belkis, me da mucha satisfacción saber que Jesucristo la menciona en los Evangelios. Y de esa amalgama de culturas y memorias, mi nuevo libro de poemas, en el que llevo años trabajando, se titula Los Salmos de la Reina de Saba.
Ya a los 18 años había escrito un poema, *Esta mujer es una reina ociosa*, que aparece en mi libro Juego de damas, donde me incorporo la personalidad de la Sulamita.

Nota: Las fotos son de mi graduación de Bachillerato, en el Instituto Pedagógico Católico de Santiago de Cuba, 1960. Otra mientras cursábamos el tercer año, con el profesor Fonseca en el medio. Adivinen dónde estoy en cada una de ellas, y quiénes son esas otras mujercitas. Si alguien se reconoce allí, por favor no deje de escribirme.
Mosaico romano de la ciudad sumergida Belkis, en Turquía. Dibujos de García Lorca, pero no los que vi en el libro de Rafaela Tornés, y que espero se conserve en algún museo cubano y no haya sido pasto del olvido oscuro rincón. Y por último, foto de Lorca de 1914, casi un niño.

Saturday, August 28, 2010

NUEVA Y EXQUISITA WEB SITE DE PADILLA CIGARS


Belkis Cuza Malé

Heberto Padilla fue un gran poeta, pero también un hombre muy sencillo, que gustaba de hablar con la gente de a pie, que se deleitaba fumando un habano (casi nunca de la calidad que él hubiera deseado), y tomándose un trago con gente tan disímiles como Chiquitico, el dependiente de la tienda de víveres que estaba justo a dos pasos de nuestro apartamento en la Avenida 31 A., y la calle 22, de Miramar (o La Sierra, como también se le llama a esa parte), o con un carpintero o un mecánico, sin importarle que no supieran nada de literatura. Sammy Bayer, el nunca olvidado Sammy, que aparece también en la reciente novela de Roberto Ampuero,
El caso Neruda, era otro de los personajes con los que Heberto solía compartir su tiempo en una Habana llena de persecuciones y marginamiento.
Por eso, porque era como era, los Padilla Cigars lo recuerdan del mejor modo que a él le hubiera gustado, fumándose un tabaco, sólo que los suyos, éstos que llevan ahora su nombre, son de primerísima calidad.
Carlos y Ernesto Padilla, los dos hijos de Heberto lanzaron la compañía en 2003 y desde entonces no ha dejado de crecer y tener éxito. Y Ernesto, artista plástico y diseñador, ha demostrado ser también un excelente ejecutivo. Al igual que Carlos, su hermano mayor.

Les invito a que visiten esta hermosa web site, que no sólo honra la memoria del poeta de
Fuera del juego, sino que demuestra que aún lejos de la tierra que nos vio nacer, llevamos a Cuba dentro de nuestro corazón.

http://padillacigar.com/blog/


Thursday, August 19, 2010

Maya Islas me visita en La Casa del Agua (tan azulita)

Belkis Cuza Malé

Ayer, miércoles 18, fue un día de paz y amistad. Como deberían ser todos los días. Llegaron de visita a La Casa del Agua (esta Casa siempre Azul, donde quiera que esté), la poeta Maya Islas y otros invitados: mi buen amigo de tantos años y amistades compartidas, José Lorenzo Fuentes, uno de los grandes escritores cubanos de este siglo (y del otro), con Arelys Curbelo, esa bella y talentosa amiga que es la protagonista de
Las vidas de Arelys, la nueva y fantástica novela de José Lorenzo. Y llegó también quien es visitante de honor eterno, y mi *guardaespaldas* (como ya lo he bautizado cariñosamente), el escritor y promotor cultural, Baltasar Santiago Martin, director de la Fundación Apogeo.
Maya está de vacaciones en Miami, compartiendo tiempo con mamá Olga. Y aprovechando su visita, Zu Galería, de la calle Ocho, que dirige Manny López, la ha invitado a hacer una lectura del libro Isla, escrito a duo con otra poeta y pintora de extraordinario talento, la cubana *aplatanada* en la Normandía, Margarita García Alonso. Dibujos y poemas de la Marga, junto con los de Maya. Una obra preciosa que dejará sin duda huellas en la literatura y el arte cubanos de todos los tiempos y fronteras.
Para Maya y los amigos estuve, como siempre, cocinando con amor algunos platos que propiciaran el feliz encuentro. Y así fue, comimos y hablamos, y reimos, pero sobre todo, hicimos cada uno una oración al inicio de la comida, que sin duda sembró paz en nuestros corazones y fue una comunión generosa de unos con otros. A los postres, les serví mi nueva y secreta receta que he bautizado *Crema de guayaba Apogeo*, en honor a la fundación de igual nombre.
Eramos seis comensales a la mesa, presidida por el Arcangel San Miguel, como bien señalara Maya, con esa intuición espiritual que tanto admiro en ella, y a quien considero una hermana.
Aquí les dejo una muestra de nuestra reunión, bendecida por Dios.


Las fotos son de Paula Callejas Cuza, mi nieta más joven, que aunque no participó en la reunión, llegó en el momento justo para tomar las fotos.
Las dos pinturas son de Margarita García Alonso, del libro
Isla, de Maya Islas y Margarita.

Wednesday, August 11, 2010


La Cuba de Lee Lockwood: ESPERE LO INESPERADO

Belkis Cuza Malé

En nuestro apartamento habanero de la calle O, en el Vedado, teníamos un gran afiche a todo color, que decía Expect the Unexpected. Siempre me llamaba la atención ese mensaje casi cifrado que aquella cita tenía para nosotros. Vivíamos en tiempos difíciles, como decía el poema de Heberto Padilla, y decorar un apartamento habanero con un afiche en inglés con aquel mensaje podría ser interpretado por la policía política cubana como un desafío al régimen. Así se vivía entonces. Eran los famosos años 60, con una Cuba en revolución y una sociedad que se desintegraba a pedazos.
Había también otro que colgaba de una pared en nuestro estudio y decía (en inglés) "Sólo no se vende en 3 países: Corea del Norte, Vietnam y Cuba". Anunciaban un whiskey, y como me gustaba mucho ese anuncio que encontré en una revista norteamericana, lo monté y coloqué en nuestro apartamento.
El afiche y la revista nos los había dado el fotógrafo norteamericano Lee Lockwood, cuyo libro Castro's Cuba, Cuba's Fidel acababa de publicarse en Estados Unidos, con una larga entrevista a Fidel Castro, pero también a Heberto Padilla, ilustrada con la foto que le tomó al poeta, no recuerdo dónde, pero que luego, en los días de nuestra detención fue publicada en The New York Times y recorrió el mundo, ofreciendo la imagen del poeta que desafiaba al régimen desde sus entrañas, esta vez, con poesía y pensamiento. Se trata de la foto de Heberto fumándose un enorme tabaco cubano. Foto emblemática del destino del poeta, quien luego, al paso de los años, y de manos de sus hijos Ernesto y Carlos, le darían vida más allá de la muerte, con sus exitosos Padilla Cigars.
A Lee Lockwood, que acaba de morir ahora, aquí en la Florida, muy cerca de donde vivo, lo recuerdo con simpatía. Era altísimo y muy delgado, siempre con su cámara al hombro. Un americano que cultivaba el arte de la fotografía, pero que también era culto. Sus fotos ilustraban la revista Life de la época, y lo hicieron famoso. Por entonces había sido espectador del primer día de la Revolución cubana, pues se encontraba en La Habana el primero de enero de 1959. Pero también retrató a Elvis Presley en sus años del ejército, y a Marilyn Monroe, y a muchos otros famosos.
Más que por las celebridades, parecía interesarse por los que cambiab
an la Historia, y gobernaban a pueblos en guerra o revolución. En La Habana, se hizo amigo del polémico Heberto Padilla. Le gustaba su amistad, oirle, compartir con él opiniones.
Sin duda, entonces un hombre de izquierda, un norteamericano inquieto, quería saberlo todo sobre los régimes comunistas y su totalitarismo. Era como su cámara, una esponja, veía y retrataba. Eso era todo. Por eso se fue a Vietnam del Norte y recorrió el mundo buscando una interpretación de los acontemientos a través de la imagen. Pero tuvo más suerte que Larry Burrows, el fotógrafo de la guerra de Vietnam que murió en un helicóptero bombardeado.
Lockwood fue uno de los fundadores del Center for Cuban Studies, en la ciudad de New York, que dirigía o dirige Sandra Levinson. Su simpatía por la Revolución Cubana era casi entendible. Había tenido la ocasión de hablar durante siete días con Fidel Castro, y era fácil entonces caer bajo la atracción que ejercía el joven tirano, un hombre que hablaba hasta por los codos, con pasión y locura de todos los temas, y que asombraba al mundo con su enfrentamiento a Estados Unidos. Un loco "con encanto", dicen los que lo conocieron entonces.
Pero Lockwood también quería conocer a fondo la realidad cubana, e incluyó a Heberto y a otros en su libro, lo cual no fue recibido con beneplácito por Fidel Castro, y en uno de sus viajes a Cuba, tras la publicación del libro, estuvimos hablando y me pidió ayuda. Creía que como yo había trabajado de periodista en el Gramna, tendría contactos importantes y posibilidad de conseguir que lo oyeran de nuevo. Las puertas parecían habérsele cerrado tras la publicación de Castro's Cuba, Cuba's Fidel e intentaba al menos ser recibido por Celia Sánchez, la mujer más influyente entonces con Fidel Castro. Amante y secretaria privada, Celia se ocupaba en particular de alejarle moscones al jefe, incluidos mujeres y periodistas extranjeros.
Le dije a Lockwood que lo único que podía hacer era hablar con Paco Chavarri, director entonces de la Colección Cubana en la Biblioteca Nacional, quien había estado cerca del Ché Guevara en los días de las guerrillas en la Sierra Maestra, y que se ocupaba entonces, a través de Celia, de organizar los papeles y obra del Ché, desde un cubículo de la Biblioteca Nacional. Paco tenía contacto personal con Celia, y a él le expuse el interés de Lee Lockwood, quien no encontraba modo, según dijo entonces, de que le hicieran caso en Cuba. Ni Celia ni ningún otro funcionario del gobierno respondían sus llamadas. Sé que Celia lo recibió luego y volvieron a comunicarse, pero
no indagué más.
Un par de años después, cuando la Seguridad del Estado irrumpió violentamente en nuestro apartamento, el afiche que nos había regalado Lockwood con la frase Expect the Unexpected se hizo realidad. El fotógrafo que acompañaba a esta tropilla de asaltantes no se cansó de tomar fotos del afiche, y del otro sobre el whiskey. Ambos se convertirían en pruebas contra nuestra desafección y actividad contrarrevolucionaria.

Todas las fotos son de Lee Lockwood


Friday, July 30, 2010

NUEVO NUMERO DE LINDEN LANE MAGAZINE: VOLUMEN 29 No.2, Verano / Summer 2010



Aquí está el nuevo número de LLM. Un esfuerzo que, como siempre, no ha podido realizarse sin la ayuda de Dios. Como verán, es un homenaje a la extraordinaria obra pictórica de Gina Pellón, artista cubana que reside en París desde 1959 y que ha triunfado por encima de todas las espectativas.
Agradezco al curator y crítico de arte, Gustavo Valdés, su colaboración especial en el homenaje, al igual que la de Zoé Valdés por su hermoso texto sobre Gina.
Comparten este volumen los poetas Rubí Arana (nicaragüense radicada en Miami), Carlos Pintado, Joaquín Galvez y Joaquín Badajoz. Y los escritores, cubanos todos, Orlando Jiménez Leal (director de cine, y co autor de la famosa PM), sobre Carlos Franqui; Armando Valdés Zamora, residente en París (recordando a Juan Arcocha); el cuentista Augusto Lázaro (desde Madrid); Mireya Robles (con un nuevo capítulo de su Diario de Sudáfrica); Fausto Canel (director de cine, entre sus films está la legendaria Desarraigo)sobre el cine cubano de los 60; Juan Carlos Recio (evocando sus vivencias en la Camajuaní del Muro de los Lamentos); Diana Alvarez Amell (ensayista y profesora en Seton Hall, NJ) con un texto especial tras su encuentro y entrevista con el español Vicente Botín, autor de Raúl Castro: La pulga que cabalgó al tigre, y Armando de Armas, con la presentación que hiciera en marzo del poemario Cuaderno de campo,de Armando Alvarez Bravo. Además de las ilustraciones de Gina Pellón que engalan este número, nos acompañan algunas de las pinturas de Eneida Banegas, joven y talentosa artista hondureña, residente en Miami.
El nuevo LLM puede ser adquirido directamente en la imprenta, haciendo click más abajo en el enlace de MagCloud, para lo que tendrán que usar tarjeta de crédito o PayPal, o para obviar esos trámites, pueden solicitarlo directamente aquí, escribiéndome a BelkisBell@Aol.com, y con gusto les haré llegar un ejemplar, previo envío de cheque o money order, por la cantidad de $12.00, lo que incluye ya los gastos de envío y correo.
Lo nuevo: Podrán, como comprobarán, entrar a la web de MagCloud con sólo hacer click sobre la portada de LLM, donde dice Buy Now, y hojear el número todo (o ojear,como prefieran) pero no podrán leerlo en PDF, a menos que yo les conceda esa *gracia*, pues necesitamos fondos para financiar nuestro magazine y por el momento no nos podemos dar el lujo de regalarlo. LLM, como saben, no cuenta con financiamiento de nadie, ni oficial, ni privado. Por tanto, para hacer posible la continuidad de esta labor, que se asienta totalmente en mi persona, necesitamos que compren la revista cada vez que salga, o que se suscriban si así lo desean. De más está decirles que se aceptan donaciones y que esperamos que todos los autores, las editoriales y los que así lo deseen se anuncien con nosotros, que es un modo de mantener en circulación LLM, nacido hace ya 28 años y que no ha dejado de ver la luz durante estas casi tres décadas.
Gracias a todos los colaboradores, y les ruego que no desesperen a los que tendrán que esperar hasta el número de septiembre para ver publicados sus textos. Había exceso de material, todo valioso, y he tenido que dejar mucho para el próximo número, que ya ha comenzado a diseñarse.
Un abrazo a todos, queridos colaboradores y amigos, queridos lectores de LLM .
Dios nos siga bendiciendo,
Belkis

Tuesday, June 15, 2010


Mandala for the Birthday: Felicidades, mi querida Tonda!

Belkis Cuza Malé

Ya es costumbre que todos los años, para el 15 de junio, pinte una flor para mi querida amiga Tonda Shaver, ahora residiendo en Kentucky. Ella y yo, como he contado antes, compartimos nuestra fecha de nacimiento, aunque en décadas muy distantes. Sin embargo, somos amigas entrañables y me da mucha alegría todo lo bueno que suceda en su vida.
Tonda escribe poesía y canta, una combinación que casi es la del antiguo juglar. Yo, me deleito oyéndala en esas noches que compartimos en PalTalk, nuestro *otro hogar*.
Esta Mandala, con flor, la he pintado hoy para celebrar su vida, la mía y el milagro de Dios, de ponernos a ambas justo en un mismo caminito.
!Muchas felicidades, mi querida Tonda! !Qué Dios nos siga bendiciendo y nos permita celebrar muchos cumpleaños más, con salud y felicidad

Las fotos fueron tomadas hoy por mi nieta Paula, ma
dre de Xavier, que ven conmigo.



Saturday, June 12, 2010



El Caso Padilla en las letras cubanas
El Caso Padilla en las letras cubanas, nuevo blog de René Abella


Mi amigo, el poeta banense René Abella, acaba de abrir un nuevo blog, El Caso Padilla en las letras cubanas, y allí irá colocando todo lo relacionado con el tema que haya sido publicado hasta el momento. Un archivo importante y necesario para entender qué pasó.
También para inaugurarlo, René ha publicado dos poemas míos de mi libro inédito Los poemas de la mujer de Lot.


René realiza una labor de difusión cultural muy importante con sus blogs. Y también sobre el tema de los estudios espíritas y sus diversas manifestaciones.


Gracias, querido René, por tu generosidad.
Muchas bendiciones.

Monday, May 17, 2010


!Feliz cumpleaños 133, Juanita!
Lo celebro mientras leo Las vidas de Arelys, la nueva novela de mi querido amigo José Lorenzo Fuentes

Belkis Cuza Malé

Hoy, 17 de mayo, estoy celebrando el cumpleaños de Juana Borrero, la poeta y pintora cubana a quien Rubén Dario y Julían del Casal dedicaran hermosos versos. Había nacido en 1877 y aunque sólo vivió 18 años y 10 meses (moriría el 9 de marzo de 1896), el ciclo de su vida se cerró dejándonos una preciosa obra poética y pictórica que la sitúan al lado de los artistas universales.
Durante más de seis años --mientras investigaba para escribir mi libro-- viví y respiré la energía de Juana Borrero, me convertí en ella, me nutrí con su obra, sus cartas, sus dibujos y pinturas, de tal modo que llegué a pensar que yo era su reencarnación. Y así se lo pregunté a mi maestro espiritual, José López del Río. "No --me dijo una mañana calurosa, en su casa de Marianao--. Tú eres otra". Pero no me atreví a preguntarle quién. Hoy lo lamento.
El viernes, mi amigo José Lorenzo Fuentes, presentó su nuevo libro Las vidas de Arelys, en la tertulia que organiza el poeta Joaquín Gálves en el Café Demetrio. Junto al novelista estaba Arelys Cubero, la joven a quien José Lorenzo ayudó a conocer sus vidas pasadas, realizando varias regresiones. Arelys habló en aquellas sesiones de auto hipnosis de haber sido Carmen Sylva, una escritora que vivía en un palacio. Pero nadie conocía a esa escritora, de modo que José Lorenzo tuvo que recurrir al internet y a amigos bibliotecarios, hasta que logró saber, no sin gran
esfuerzo, la verdadera identidad de ese personaje, que no era otro que la reina de Rumanía, también escritora, Isabel de Weid. De esa regresión nacería lo que es ahora esa novela extraordinaria, Las vidas de Arelys. Un texto singular, escrito por uno de los grandes escritores cubanos, residente en Miami.
José Lorenzo Fuentes a su vez, ha estudiado a profundidad los temas esotéricos, y ha escrito un libro sobre meditación, arte que practica y que lo mantiene joven a sus 82 años.
Fueron él, y Lida, su compañera de tantos años, y ángel inolvidable, quienes me llevaron a conocer a Joseíto. Habían llegado primero que yo, y me esperaban a un costado de la casa del Maestro. Recuerdo la emoción con que el anciano me tomó la mano y comenzó a leérmela, como si se tratase de un libro abierto, y luego me bendijo. Era mediados del año 1967, todavía estaba viva su esposa, una anciana pequeña y delgada, que permanecía enfrascada en alguna tarea, en la saleta comedor. "Estás divorciada, tendrás dos hijos. Por el momento, no habrá viajes largos para ti". Y así fue. Acertó en todo, y acertaría luego en cada una de mis sucesivas visitas, mientras intentaba calmar mi ansiedad de aquellos años, colocándome la mano sobre la cabeza y repitiendo en voz alta con fervor la Gran Invocación de los teósofos: "Desde un punto de luz..."
Joseíto se adelantó también a la era de la tecnología y a veces, ante mi urgencia y ataques de pánico, solía invocar a Dios en mi ayuda, usando el teléfono, luego de pedirme que cerrara los ojos e imaginara que su mano descansaba sobre mi cabeza mientras repetía aquella oración.
Durante su larga y extraordinaria vida, Joseíto fue sacerdote de la Iglesia Católica Liberal, teósofo, medium, practicante del yoga, y ser espiritual siempre, capaz de realizar viajes astrales a cualquier sitio del planeta y el espacio sideral: un yogi al estilo cubano, un maestro, que vivió hasta los 102 años. Murió mientras yo residía en Madrid, y recuerdo cómo, sintiendo su presencia a mi lado, comencé con desesperación a llamarlo por teléfono a su casa habanera. Había partido junto a Dios y yo lo presentía.
Gran amigo de Mercita Borrero, la hermana de Juana y única sobreviviente de la familia, fue ella quien -- me comentó un día--, le había cosido los hábitos sacerdotales para la ceremonia de iniciación en la iglesia Católica Liberal. Y como él, Mercita vivía leyendo a los grandes teósofos y visionarios de la época. Muchas de esos libros me alimentaron también a mí durante los años setenta en Cuba, años de cambios fundamentales en mi vida, y esos textos me permitieron controlar mis miedos y meterme de lleno en las corrientes espirituales que llegaban entonces a través de estos dos seres prodigiosos: José López del Río y Mercita Borrero. La personalidad extraordinaria de este Maestro pronto captó también para sus filas de amigos eternos al poeta Heberto Padilla, quien sin ser un creyente, se aficionó a visitarlo y conversar durante largas horas. Incluso, Heberto le escribió un poema.
Celebro hoy el cumpleaños 133 de mi querida Juana Borrero, un ser que no ha dejado de protegerme nunca y de abrir caminos para mí. En la sala de mi casa tiene hoy su vaso de agua, incienso y su retrato, al igual que un ejemplar del libro que escribí sobre ella, El clavel y la rosa. Su espíritu protector me ha permitido vencer situaciones muy difíciles. Fue ella quien estando yo completamente marginada como escritora, condenada al ostracismo en la Unión de Esctritores (donde trabajaba), en 1976 le susurró al oido al poeta Nicolás Guillén que yo debería escribir un artículo sobre el 80 aniversario de su muerte, y luego otro sobre el centenario de su nacimiento, en 1977. Ambos fueron publicados en La Gaceta de Cuba de la UNEAC, que presidía Guillén, un milagro, luego de más de cinco años sin permitírseme publicar una letra en mi país.
Fue también el espíritu de Juana quien logró, sin yo proponérmelo, que mi manuscrito de El clavel y la rosa (biografía novelada de Juana Borrero), fuera publicado en 1984 por el Instituto de Cooperación Ibeoramericana de España, libro que no ha podido ser borrado en Cuba de la bibliografía de la artista, y que en su momento tuvo el aval de dos de los grandes especialistas en el tema, Cinto Vitier y Fina García Marruz.
Durante años, como les decía, respiré la atmósfera de esa casa que conservaba viva a Juana, el hogar de Mercita y su esposo, el pintor Ramón Loy. En ese ambiente, en el que me sentía tan a gusto, a pesar de la diferencia extraordinaria de edad, pues Mercita ya pasaba de los 80 y yo apenas si tenía veinte y tantos, me metí de cabeza no sólo en el mundo de Juana, sino en el del esoterismo y la teosofía, y mi vida se enriqueció espiritualmente con la lectura de textos fundamentales.
Epoca en que me dediqué con pasión a reconstruir el entorno de Juana, husmeando en cuanto archivo existía en La Habana y alimentándome con las cartas de amor a su novio, el también poeta Carlos Pío Uhrbach. Fui yo quien logró empatar los hilos de esas existencias a las que el destino les tenía deparados un final único y de seguro esplendoroso, aunque triste: la muerte prematura que los uniría para siempre en el firmamento. "Ya no estamos en la misma tierra --diría Carlos Pío Uhrbach, tras conocer la muerte de su amada--, pero sí en el mismo cielo, el del amor".
Y fui yo, quien llevada por mi amor a aquellos seres, no descansé día y noche en armar lo que parecía imposible: los detalles de sus vidas y sus muertes, más allá de todo documento, utilizando a ratos mis facultades extra sensoriales. Fechas reales de nacimiento, pormenores de sus dos viajes a New York, vida en Cayo Hueso tras el destierro de la familia, los momentos finales, y luego la visita del novio a la tumba de la ausente, eso y más... El 17 de diciembre de 1897, moría en la manigua cubana, con el grado de teniente coroneal, Carlos Pío Uhrbach, y su cadáver se perdería para siempre... hasta que yo di con su defunción en un sitio de Las Villas. Su secreta incorporación a la lucha por la independencia de Cuba fue el motivo que le impidió reunirse con ella, a pesar de que Juana le rogaba que viniese a verla a Cayo Hueso. Cumpliendo una encomienda secreta del general Antonio Maceo, logra llegar a Estados Unidos cuando el encuentro físico ya es imposible, y visita su tumba. !Qué triste debió ser ese momento para el amante inconsolable! Pude imaginarme la escena en detalle porque conservo un periodico de Cayo Hueso de ese año, que publicaban los cubanos de la emigración.
Juana Borrero está aquí siempre en mi casa, me acompaña, no como una sombra más, sino como un espíritu poderoso, al igual que Mercita. Sus dibujos infantiles forman parte también de mi colección y algunas de sus pertenencias, como el anillo de compromiso que le dió Carlos Pío Uhbrach. Son mis tesoros: ahí está la energía eterna de su ángel y de su amor.
!Feliz cumpleaños, Juanita!

Estas fotos fueron tomadas en la presentación del libro Las vidas de Arelys, de José Lorenzo Fuentes, en la tertulia del Café Demetrio, de Coral Gables. Gracias a Joaquín Gálvez por invitarme y propiciar este encuentro con mi viejo y querido amigo José Lorenzo Fuentes. Más sobre esta presentación en el blog de Joaquín Galvez, http://laotraesquinadelaspalabras.blogspot.com/


Sunday, May 09, 2010

Prosa de embarazada


Durante los meses de espera. a que naciera mi hijo Ernesto, comemcé a escribir el texto de lo que sería mi libro La buena memoria
, todavía en proceso de ponerle punto final. Esta parte del libro se llama *Prosa de embarazada*, y recoge aspectos de nuestra vida en La Habana, prácticamente en cautiverio por la Seguridad del Estado, y mis temores y terrores durante este tiempo. Aquí les pongo una pequeña muestra del mismo. Y lo acompaño con las fotos de mi familia, para honrar de algún modo a las madres que descienden de mí. No tengo a mano fotos de mi madre ni de mi abuela, ésas dos mujeres que están siempre presentes en mi vida.

A todas, un beso y muchas bendiciones.


Viernes, 26 de mayo de 1972
Hace unos días le decía por teléfono a un amigo que probablemente estoy preparada para todo. Cuando este niño nazca esperaré impaciente la noticia: un niño sin cabeza. El se ha reido tanto, mientras yo lloraba, porque no es cierto, no estoy preparada para nada en la vida.
Esto me lo enseñaron mis ancestros espectrales, de ellos aprendí a tartamudear mentalmente, a sonreir en un rictus que expresa cualquier cosa. Reir y llorar. Lloro por nada, ¿pero cómo no voy a llorar ? La siquiatra (de la Seguridad del Estado) me ha propuesto *la salud mental* para mí y para mi feto, que otra cosa es imposible, dice, que me resigne. Una mujer puede ser también un ser extraño y lejano, odioso a ratos con las otras. Lo digo por la siquiatra, por su mirada dura, acusadora, increiblemente inhumana.
Cree tener motivos, todos los motivos del mundo. Una mujer en mi estado mental --repite--, no puede darse el lujo de tener otro hijo.
Yo no pedí nacer. Ahora tendré que morir. Pero a nadie le preocupa parir hijos para la muerte, echarlos al mundo de la conciencia. Por eso, los estados mentales me importan un comino. Soy hija de mi mundo. Qué me aguanten, qué me sufran. La siquiatra no es honesta, lo sé; sus intereses son políticos. La Seguridad del Estado no quiere que este hijo de Heberto y mío nazca. Quieren aplicar con mi feto la cámara de gas por anticipado, como si sospecharan que sólo puedo dar enemigos...
Hablo de mí todo el tiempo, lo siento, pero podría hablar de los demás. ¿De quién, por ejemplo, sin comprometerme demasiado? Se me acusa de esto y de mucho ás. Se trata del Ego, pero el mío lo hice trizas. Me lo exigían los otros. Ellos impiden a veces este diario, pues me lanzo en su búsqueda. Mi pobre Ego. La soledad me horroriza. Si se supiera que leo, desde esta Isla, los anuncios del New Stateman y The Spectator, de Londres (cuando irregularmente llegan a la biblioteca de mi trabajo) en busca de *la llamada*, me ccreerían completamente loca. Allí, entre líneas, se anuncian los tontos, y los mediocres y los angustiados. Me busco entre ellos, deseosa de conocer el alcance de mi grito. Todavía hay gente romántica en el mundo que busca amor, amigos y simpatía, o compañía de viaje. Hay viejos, hombres entusiastas, que desean ir con alguien a Marrueco; o niños de dos años atacados de cáncer; mujeres altas que desean sólo hombres altos; gente que busca su pareja: en fin, entre ellos y yo existe un extraño lazo: la ansiedad.